Relato travesti Onix en Oporto Portugal.

Relato travesti Onix en Oporto Portugal. No había comido tanta carne como en Semana Santa.

Ya que la economía no da para salir de vacaciones. Esta semana santa la decidí pasar en Portugal.  Necesitaba algo fuerte, dar el paso definitivo hacia el gran calibre, quería una travesti mulata o travesti negra, posiblemente travesti brasileña, por eso del idioma es lo más habitual en Portugal.

Shemale Onix era mi chica, o mejor dicho, era la elegida para ser yo su niña mala. Onix vive en Oporto, con una dotación de 26 cm, muy dotada. Tiene video de travesti en la web que se anuncia. Una web viptransex y en una gran capital de un país donde nadie te conoce. Es lo ideal para ser una puta perra un ratito. Relato travesti Onix en Oporto Portugal. Viaje a Portugal y llegada a Oporto. Llamada, dirección y lo típico.

Hasta que:
se abre la puerta y el corazón se me sale del sitio. Me abre una chica que me pregunta si vengo por la travesti. En otro lugar me hubiese preocupado que no fuese ella quien me recibe. Pero aquí hasta me puso reconocerle a aquella preciosidad que iba chupar polla .
Me señala “o seu cuarto siñor” y de pronto, una imponente y alta 1. 82 negra llega al cuarto oscuro en el que estaba.

Boa tarde, me dice. Y balbuceo un tímido hola, con el que se da cuenta que no soy portugués.

Hacía mucho calor, se acercó a mí, traía una camisa corta y sin sujetador. Minifalda sin braguitas y botas altas.

I- Relato travesti Onix en Oporto Portugal.

“Vem axuda” a quitar as botas, o algo así me dijo, mientras me ponía una mano en el hombro y me hacía agacharme. Empezó fuerte, cuando quería bajar la cremallera de las botas, ella ya restregaba su polla por mi cara. Eso era, francamente una polla descomunal, curvada hacia la izquierda, absolutamente depilada, puntiaguda. Pero de las que se van ensanchando. Imposible de meter en la boca la parte más ancha de tan larga que es.

Cuando uno se quiere dar cuenta está siendo follado oralmente, arcadas de violación bucal. Llegue a creer que se corriera de todo el líquido que me sacabala sacaba para dejarme respirar. Caía al suelo.

“Ven safada española que te voy romper el culo”. Ponte a cuatro patas.

Obedecía sin decir ni mu, me di cuenta que me dolía la garganta de tanta polla que me metió dentro. Antes de que le pudiese decir que fuese despacio, ya me estaba calcando la cabeza contra el doble colchón. La vi por el espejo, su blanca sonrisa me hizo entender que era una puta a punto de ser ensartada por un pollón negro de esa espectacular travesti portuguesa.

El doble colchón estaba muy estudiado, ella de pie disponía de mi culo sin esfuerzo. De pronto noto que me lubrica con algo, sí.  Era saliva, me escupe y mete uno y dos dedos. Me vuelve a agachar la cabeza y me pide las manos entre mis piernas.

Y, claro. Llego ese fatídico primer pollazo, me partió en dos.

Ahora si eres mi putita española zafada, no te muevas perra.

II- Relato travesti Onix en Oporto Portugal. Llego ese fatídico primer pollazo, me partió en dos.

Quise quitarla, pero me di cuenta de que solo había metido la punta. Estaba poniéndose lubricante, me cogió las manos para que le acariciase los huevos. Pero no llegaba.

Vas a ver cómo le llegas ahora perra.
Y zas. Toda dentro, aún recuerdo que se me salían los ojos.
Mira como ahora abres la boca puta, ves.
Pero no se acabaron las sorpresas ahí, me doy cuenta de que la puerta de la habitación está abierta. Tranquilo no pasa nada, mi amiga no nos va molestar. Sabe que me estoy follando una puta mala. Mírate al espejo, como gozo tu culo puta española.

Pero de pronto, cuando ya no aguantaba más. Me la saca y se va, no podía más, estaba roto. Luego vuelve, pero no sola, la chica de antes vuelve con ella. Pero yo me doy cuenta cuando me está follando de cara. Así que veo su cara, se lo pasa pipa conmigo que no puedo más. Pero soy su puta, mi culo ya no me pertenece. Cuando veo la chica, me dice:

III- Relato travesti Onix en Oporto Portugal.

“Tranquila putiña tranquila. Quiero ver cómo te folla mi amiga”. Se me pone encima y me hace comerle el coño, se está morreando a la travesti Onix.

“Dale forte, preña a esta puta”.

“Danos teu leitiño”.

De pronto noto que para, me la saca. Acto seguido vuelve entrar.

“Vou foder a esta zafada sin condom”.

Me la vuelve meter, pero enseguida la saca. La veo, esa polla enorme y gorda. Como travesti semental que es me escupe mucha leche en mi cara y en el chocho de su amiga que me dice.

“Limpa ben, come todo o leitiño”.

Relato travesti Onix en Oporto Portugal.

Después se corre. Baja por su ración de leche y nos damos un beso blanco compartiendo la polla de la travesti Onix. Mientras me corro entre sus caricias.

Finalmente la travesti negra Onix se va, se oye la ducha, típico sentimiento de culpabilidad, de arrepentimiento. Ella me consuela, me dice que no pasa nada, que no me preocupe, todo es normal.

Relato travesti Onix en Oporto Portugal
Relato travesti Onix en Oporto Portugal

Fuente: Relatos de travestis en Portugal Onix travesti negra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *