Relato Travesti Claudia Moura. La polla caliente de Claudia.

Relato Travesti Claudia Moura

Relato Travesti Claudia Moura

Relato Travesti Claudia Moura “El último tango en París” no deja de ser la peor película de su director, Bernardo Bertolucci. Un cuentecito moralsita y moralizante, casi un sermón de cura, vaya, sobre lo imposible de la relación sexual. Y que triunfó, hace cuarenta y cinco años, gracias a los españolitos cinéfilos que cruzaban la frontera con Francia para verla.

Como título estelar de aquellos maratones de películas que astutos exhibidores programaban en Perpignan o Céret para uso de espectadores que no la podían ver en España por la férrea prohibición de la censura franquista. Con toda alguna escena se salvaba de la película.

Y aquí todos vais a pensar que me refiero a la famosa de la mantequilla y no. Paul untaba el ojete de Jeanne y le daba por culo haciéndole repetir, a modo de letanía. Un texto de Strindberg que Marlon Brando conocía muy bien: “Santa familia, iglesia de los buenos ciudadanos donde los niños son torturados antes de decir su primera mentira...” Se trataba de una violación física e institucional, tan obvia como el resto del film.

La escena por la que vale la pena ver la peli es aquella en que Paul, cuando Jeanne le dice que tiene un novio con el que va a casarse (el cineasta gilipolla encarnado por Jean Pierre Léaud) le pide que se recorte las uñas de los dedos índice y medio de la mano derecha y que se los meta en el culo con toda su energía. Y allá que iba la María Shcneider toda obediente y lo hacía.

Santa familia, iglesia de los buenos ciudadanos donde los niños son torturados antes de decir su primera mentira...”

 

¿Y qué es lo que larga Marlon Brando? Pues algo muy propio y específico del fantasma (y del deseo) masculino. “Voy a comprar un cerdo para que te folle y te vomite en la cara y tú te comas todo el vómito y luego el cerdo reventará y tú olerás los pedos que suelte en su agonía…” Toda una visión de la degradación del objeto erótico para solventar viejas cuentas edípicas.

Si habéis llegado hasta aquí os estaréis preguntando qué coño tiene que ver esto con el relato de mi encuentro con la Shemale Claudia Moura en la histórica (¿histérica?) fecha del pasado uno de octubre. Es difícil encontrar mujeres que sean capaces de seguir el rollo de la abyección/degradación masculina. Jeanne , al fin y al cabo una niña pija del barrio de Passy, confunde la pulsión con el amor y cuando Paul le pregunta “¡harás eso por mí?” no sólo le responde que sí sino que “y más, y todavía peor”.

Y ya se sabe que los amores sacrificiales y sublimadores terminan con el asesinato hegeliano: en el momento que Paul le dice su nombre, Jeanne se lo carga de un certero disparo (con la pistola de su papá, que así se las ponían a Freud) y él, tras contemplar por última vez los tejados de París (y pegar el chicle en la barandilla del balcón) muere en posición fetal. Con el énfasis del travelling hacia atrás y el solo de saxo de Gato Barbieri que tan popular se hizo en la época.

Jeanne , al fin y al cabo una niña pija del barrio de Passy, confunde la pulsión con el amor…

 

Relato Travesti Claudia Moura y yo teníamos pendiente un encuentro desde el primero de año. Fecha en la que ni ella ni yo estábamos muy finos por la resaca de la noche anterior. El que éste se haya producido nueve meses exactos después es fruto del azar y de la oportunidad. Le pido que me reciba desnuda y así lo hace. Relato Travesti Claudia Moura tiene uno de los rostros más bellos que conozco. Tiene los pómulos de modelo muy bien colocados y unos ojos brillantes, color avellana, enmarcados por el arco de sus cejas.

Insisto en ello porque las fotos no le hacen justicia. Las fotos le dan una cierta dureza de rasgos que nada tiene que ver con la dulzura que desprende en la realidad. Tiene una piel color canela y un culete perfecto que hace juego, en volumen y tersura con sus deliciosas tetas.

Relato Travesti Claudia Moura
Relato Travesti Claudia Moura

Relato Trans Escort Claudia Moura

Le digo que, aunque vengo recién duchado, me brindo con gusto a que me lave los bajos en el bidet. Y aquí empieza la buena química entre ella y yo. A mí es algo que me da morbo y a ella también. Me enjabona la polla y me la pajea con suavidad. Para el lavado de ojete me vuelvo hacia ella para estar más cómodo. En esa posición, su polla negra– destaca en su piel morena de verde luna- me queda a tiro de boca y le hago una larga e intensa mamada.

Es corta y gruesa, como a mí me gustan y responde al rechupeteo poniéndose dura. De camino a la cama, delante de mí, me ofrece el espectáculo de su cuerpo cimbreante. Ese cuerpo sin un gramo de grasa, y las ondulaciones de sus nalgas. Como ya sabe de qué pie cojeo, me suelta un escupitajo en la cara y me dice: “Te voy a follar, puta.Te la voy a meter hasta los huevos“.

 

En la cama, segunda complicidad. Le digo que me vuelven loco los mordiscos en las tetas. Mientras me muerde, hago lo mismo con las suyas. Y me pide que insista en la izquierda, que la tiene más sensible. Erección del pezón, mientras pajeo su polla. Tercera y definitiva complicidad: “Dime guarradas que me la pondrás más dura para ti, puta”. Le digo: “La próxima vez, antes de abrirme el portal, vas a cagar. Lo primero que harás será ofrecerme el culo sucio para que te lo limpie con la lengua”.

Te voy a follar, puta.Te la voy a meter hasta los huevos

Amigos míos, me voy a acordar siempre de la vibración de su polla en mi mano. Y de lo caliente que la sentí en mi boca. Me dio por culo yo abierto de piernas en el borde de la cama y ella de pie apuntando a mi ojete. En el bombeo, su gordo carajo estaba aún más caliente que en mi boca.

Relato Travesti Claudia Moura no quiero que pierda la erección. Y le sigo contando guarradas: “Y me cagarás en la boca un buen cagarro y lo mezclaré con la leche de los condones que tengas en la papelera” Y es entonces cuando noto la suprema embestida de su trabuco hasta los cojones. “Cerda, quieres mi culo aunque esté limpio”, me dice. Nos concentramos en un intenso 69. El cuerpo de Claudia está brillante de sudor y le digo que luego se lo secaré con mi lengua.

Travesti Claudia Moura me pide que lama bien sus pelotas y que me concentre en ese lugar exquisito que hay entre ellas y el ojete. Noto que empieza a temblar y jadear. Me enchufa su polla en la boca y con un gemido ronco se corre en ella. Leche deliciosa, densa, muy salada. Ahora es ella la que me devora las tetas, pajeándome mientras me corro entre rebuznos de placer.

RelatoTravesti Claudia Moura es, como yo, una libertina digna de Sade, que se excita con su propio discurso. Es altamente recomendable. Animo a todos los libertinos de este foro de travestis a que se encuentren con ella. Y repasen con ella el catálogo de todas las delicias perversas del sexo.

Mas relatos excepcionales con transexuales de España.

Relato travesti Barcelona Samantha Ferro

Travestis Barcelona Samantha Ferro

Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Relato travesti Barcelona Samantha Ferro. Permitid queridos amigos que os refiera detenidamente mi cita con la trans Samantha Ferro. Os puedo afirmar con toda franqueza que actualmente me guío esencialmente por la información que suministráis en el foro de travestis.

Mis apetencias se dirigen a travestis , educadas, con aspecto femenino, de trato agradable, pacientes y poseedoras de muy buenas dotaciones. Soy pasivo, por tanto las buenas dotaciones debo calibrarlas en su justa medida. Por el momento soy incapaz de adaptarme a miembros de más de 25 cm de longitud o de 7cm de diámetro. Así por ejemplo debo excluir de mi elección a las travestis de Barcelona Alexandra Bittencourt o a Veronica Bastos. A Alexandra Bettencourt no la conozco y a través del foro de trans la información que se obtiene acerca de su trato e implicación es desigual. A Veronika Bastos, dios la ha dotado de una excelente, dura, maciza, contundente y sólida polla. Además de una cordialidad y amabilidad sin par.

No me cabe la menor duda que para los que estén muy acostumbrados a actuar como pasivos. Tengan muchas relaciones con penes de buen calibre. Y deseen experimentar en la línea de los megapenes y presenten un elevado grado de  dilatación anal. Veronika es la mejor elección de las que yo conozco. Consigue una buena erección, es delicada e intenta prepararte para la introducción. Pero yo no pude conseguir introducirla en mi recto. Era una verga excesiva y el dolor casi insoportable. Ahora que ya tengo más experiencia quizás intentaré probar de nuevo, pero sigue dándome miedo. A pesar de todo Veronika es un encanto de persona.

I – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

En cualquier caso este fin de semana buscaba una trans que cumpliera mis preferencias y busqué en el foro y en no se permite publicidad de otros anuncian. Me sedujeron las dimensiones de Yanka Santos, pero tuve nuevamente miedo del volumen de su polla y en un amplio espectro de posibilidades, una vez comprobado que mi amadísima Laura Cat no estaba disponible, contacté con Samantha Ferro.

Samantha Ferro maneja tarifas razonables entre las Travesti Barcelona. Voz amable, precisa y no pretende “vender” nada. Simplemente te refiere lo que puede hacer por ti, con extrema claridad y de forma bastante cordial.

Me dirigí a su domicilio, en la Calle Zaragoza, preciosa calle del barrio de Sant Gervasi en Barcelona, bonita finca, toda en blanco. Habita en el último piso, hermoso, cuidado, limpio, luminoso. La habitación dormitorio es muy bonita y alegre. Un gran ventanal da a la calle y la luz exterior entra a raudales. Los colores que predominan en la habitación son  blancos y crema. Una pequeña butaca de color blanco preside el ventanal. La cama es espaciosa, el ordenador encendido al lado de la cama sobre la mesita de noche, un armario amplio, medio abierto con la ropa bien ordenada en sus estantes estantes y perchas. El dosel de la cama es de hierro de forja. La luz en general es cálida, visillos blancos en la ventana.

II – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Samantha te recibe detrás de la puerta, prácticamente desnuda. Lleva un pequeño slip, no un tanga, que deja ver que su entrepierna está bien amueblada. Los pechos al aire, son de unas dimensiones más bien pequeños. Pero toda ella es menuda y están muy proporcionados al resto del cuerpo. Delgada, se le nota un físico cuidado, piernas bien cimbreadas, musculadas, culo duro, con hermosas nalgas. Nalgas que se contraen al andar y muestran una buena preparación física. Como resultado una cintura fina, ni asomo de grasa en el vientre que es duro y extremadamente liso.

Además ni un solo tatuaje, el slip tiene unas tiras verticales y laterales blancas y el resto es de color morado. Tal vez el color de las bragas se me antoja desentona en un entorno tan cálido y de colores suaves y claros. Los hombros están bien torneados, sus manos son elegantes, con dedos finos y de uñas cuidadas. La espalda de Samantha es preciosa. La columna dorsal se marca en medio y lateralmente la musculatura se insinúa de forma homogénea, sin excesos.

Habla poco, sonríe poco, pero está atenta al servicio pactado. Es amable o quizás es más justo considerar que es esencialmente cortés. No se brinda a confidencias, mantiene un poco las distancias. Su rostro es algo alargado, labios finos, quizás el cuerpo es algo más perfecto que el rostro, pero es francamente bella. Melenita hasta media espalda, se la recoge para estar más cómoda y probablemente para facilitar mi visión. Durante la fase de la relación de sexo oral. Creo lleva un anillo en la mano izquierda.

Sus movimientos a partir de ahora serán siempre extremadamente delicados y felinos.

Se quita el slip y aparece su miembro, depilado a la perfección. Su sexo es más oscuro que el resto del cuerpo, Samantha tiene una tonalidad de piel morenita. Si he de ser franco me llevo una pequeña decepción. En las fotos de las guías de travestis  y en su página Web aparece una hermosa polla bien dura y voluminosa, no hago comentario alguno y nos tumbamos en la cama.

Sus movimientos a partir de ahora serán siempre extremadamente delicados y felinos. Se medio arrodilla a mi lado y puedo acariciar su piel, fina como la seda. Sin asomo de vello en ningún lado, huele bien, a limpio y depurado. Todo parece impecable en su físico. Con la palma de mi mano abrazo cada una de sus tetitas y succiono su areola mamaria. Con unos pezones más bien pequeñitos, beso su espalda, sus nalgas, su vientre, pero no me autoriza a besarla en la boca, otra pequeña decepción.

No obstante sigo saboreando el tacto de un cuerpo precioso, juvenil, ágil, atlético, de adolescente.

III – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Ella me coloca un condón y empieza a realizar una felación. Otra decepción y ya van tres, no puedo evitar desear que las felaciones sean siempre naturales, a pelo tal y como Laura Cat, Nicole Noguera y Dayanne por ejemplo realizan. No expreso ninguna objeción, pero estoy algo confuso y entristecido.

Es cierto que al mamarme me mira a los ojos y ejecuta movimientos de deglución cadenciosos, a ritmo lento, suaves y muy eróticos. Después le imprime a su cabecita un ritmo más rápido de entra y saca que empieza a despertar a mi pene. Antes de enfundarme el sexo, me ha masturbado con elegancia. Pero sigue sin sonreír, hay poca trasferencia afectiva, es eficiente pero algo fría.

Relato travesti Barcelona Samantha Ferro. Queridos foreros ahora ella se medio incorpora y coloca su sexo en la vecindad de mi rostro. Me acerco y empiezo primero a lamerlo y luego a succionarlo, piel fina la de su pene. Ni asomo de vello, no rasca nada al tacto, las ingles suaves y cuidada la zona a la perfección. Dócil a mis movimientos bucales. Le miro el rostro mientras le como la polla y su rostro permanece inmutable y sereno. Parece concentrada en que todo salga bien pero quizás sea la situación un poco demasiado mecánica.

Mientras le degusto el miembro, ella me masturba.

Disfruto de su miembro, a pelo. Sabe bien, dulce, a miel. Es este sabor de maravilloso recuerdo tal y como los de Laura Cat y el de Nicole Noguera. El capullo es grande, rosado y empieza a crecer, la piel del miembro se tensa y se retrae con la erección. Expone un glande que está creciendo y que ya promete una buena polla que se va a empalmar magníficamente. Mientras le degusto el miembro, ella me masturba y yo acaricio sus hermosas nalgas de chica-chico joven, de carne prieta y firme.

Le ruego que se tumbe a mi lado y abra las piernas, su polla, el escroto, el ano se me exponen a la visión sin restricción alguna. Tiene buena polla, pero las bolsas y los huevos son menos voluminosos y menos pendulantes que los de Laura Cat y Dayanne. Por el contrario su miembro es similar en dimensiones y mayor y más grueso que el de Nicole Noguera.

Ahora yo sumiso, adoro su mástil arrodillado ante su entrepierna. Sujeto con la mano el falo y lo veo crecer poco a poco, con parsimonia, delicioso, tierno, y caliente. La sangre fluye hacia él, empieza a engordar y a aumentar en peso. Se hace elástico, rebota y bambolea en mis manos, labios y boca. Las venas que lo circundan emergen a la superficie. Lo introduzco entero en mi boca hasta alcanzar los huevos, aún no ha conseguido una erección máxima y por ello no me provoca arcadas.

IV – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Samantha Ferro tiene una de las mejores pollas que me he comido jamás. Relato travesti Barcelona Samantha Ferro. Ahora finalmente empiezo a estar en la gloria. Me lo introduzco en profundidad hasta el fondo de mi boca en múltiples ocasiones. Sigo un ritmo preciso y lento, ella me ayuda con gestos meditados y bien elaborados a facilitar la maniobra.

Esta atenta a mis evoluciones, me acaricia la cabeza, la presiona hacia las profundidades de su sexo. Soberbio estar entregado, arrodillado, ante una trans, trabajando su bajo vientre, como adorando la flor del néctar divino. Manipulo la polla, la abrazo, la golpeo en mis labios, mientras ella amable se somete con extrema pasividad a mi boca. Ahora si está absolutamente erecta. Es una erección recta, la polla no se incurva, como en los jóvenes el capullo mira hacia arriba y parece que va a contactar con el bajo vientre.

Aún aprovecho los últimos lengüetazas para intentar succionar los huevos. Dado que las bolsas escrotales no son grandes, la piel que las recubre no se distiende mucho y no puedo comerme los huevos, como con Laura o Dayanne. Con Laura Cat por ejemplo, el escroto es tan amplio que puedes succionar cada uno de los huevos, ensalivarlos, morderlos, y simular tragarlos. Con Samantha sólo noto los testículos con la lengua, no hay forma de mordisquearlos por separado.

Como en los jóvenes el capullo mira hacia arriba y parece que va a contactar con el bajo vientre.

En cualquier caso  ella no pone reparos a ninguna de las exploraciones a la que la someto con mi lengua. Flexiona algo las piernas, los talones apoyados en la cama, sus rodillas masajean mi rostro, su mano acaricia mi mejilla.

Cierro los ojos y rememoro una situación primorosa. Le pedí que se pusiera de pie en la cama, las piernas separadas. Yo arrodillado frente a ella dándole pleitesía. Su sexo bamboleante acaricia mis labios, el glande frota mis mejillas. En mi relato travesti Barcelona Samantha Ferro rindo culto a su pene. Mi lengua recorre todo el glande desde la base hasta el capullo. Lo hago lentamente sin brusquedad, ella esta atenta y solicita, tranquila, se deja hacer. Parece cómoda conmigo. En este momento me dice las palabras deseadas y también algo temidas, te voy a follar”.

V – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Me inclino, de cuclillas, intento relajarme, no contraer los esfínteres. Ella detrás se seca el miembro de mi ensalivada y coloca el condón. Mientras con ambas manos refuerza su erección. Me preocupa más el grosor que la longitud de su polla. Yo creo que debe de medir de unos 21 a 22 cm de longitud, pero el grosor puede superar los 5,5 cm ampliamente. Cuando aceptas que te van a encular, siempre hay una mezcla de placer y dolor. De temor y regocijo, es preciso confiar en la trans que te va a penetrar.

En esta ocasión confío plenamente en su sabiduría, me ha dado muestras de sobra de su pericia y profesionalidad. Samantha prepara muchos pañuelos de papel que coloca al lado de la cama, mientras me folla, se seca regularmente sus ingles, pene y también mi ano dilatado.

Coge un condón que enfunda en el dedo anular de la mano derecha y palpa mi agujero. Comprueba que me lo he dilatado previamente, ahora enfunda dos dedos y penetra en mi agujero negro. Los ha envaselinado y no me produce ningún dolor. Los dos dedos enfundados me penetran hasta la base. Comprueba que salen limpios, siempre me esmero al máximo para evitar la emisión de materia fecal. Todo parece listo para mi sodomización.

Ahora enfunda dos dedos y penetra en mi agujero negro.

Me penetra con la pierna derecha flexionada, el pene se apoya en la entrada de mi ano y suavemente. Sin prisa, pero sin pausa entra su polla en mi recto, no hace paradas hasta conseguir una introducción total y completa de su miembro. Duele mucho al principio, evito quejarme, pero es como si un cuchillo me hubiera penetrado en el vientre. Me siento reconfortado por la profesionalidad que ha demostrado hasta el momento. Sé que no desea humillarme ni hacerme daño gratuitamente. Os contaba que es felina en sus gestos, la enculada se consuma con ella detrás. Ambas piernas flexionadas, ella se abalanza sobre mí, su torso y tetas descansando en mi espalda.

Mantiene las piernas muy abiertas y su pene penetra y sale ampliamente. El trayecto es de amplio recorrido, sabe entrar y sacar unos 14-15 cm de polla a cada golpe riñones. Acaricio sus piernas, sus nalgas, sus testículos, su polla  enfundada y aprecio, que su cuerpo está en tensión, todo él responde a la misma orden de penetrar, cada músculo contraído, su cara absorta en la relación sexual. Estoy ante una gran profesional, mi cuerpo se relaja, mi recto absorbe toda su verga. El dolor ha desaparecido. Únicamente queda el esfuerzo de aguantar las embestidas de un cuerpo joven que me sigue dando una vez tras otra.

VI – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Ahora Samantha cambia de posición, más cómoda, simplemente arrodillada detrás de mí, me culea, precisa menos esfuerzo pero es igual de efectivo en mi agujero negro. Le pido un cambio de posición. Me lo concede, de espaldas a la ventana me vuelve a poseer, yo nuevamente acuclillado y ella elevada, las piernas rectas, desde detrás y arriba, practica la máxima introducción de su miembro, hasta la base del mismo.

Mi mano palpa el calibre de lo que me está metiendo, es muy considerable, quizás excesivo, pero no genera el más mínimo dolor. Disfruto de forma salvaje del momento. Samantha Ferro está en una envidiable forma física. Mantener la erección, penetrar con las piernas en media flexión, con los talones sobre la cama, el cuerpo hacia delante y someter a mi culo a una jauría de “toma y daca”, no es fácil. Hay que ser muy bueno, tan solo Laura Cat la supera. Nicole Noguera queda cerca pero no la iguala en este punto en concreto.

Diréis y con razón que soy muy maniático y que nuevamente vuelvo a contar las penetraciones, en esta posición, Samanta la introduce y saca 90 veces de mi ano. Después adopta una posición de reposo, una pierna doblada descansa en la cama y la otra flexionada, se apoya o contacta con mi costado, 20 nuevas enculadas, éstas secas, rápidas y profundas.

Le pido una de mis debilidades, consiste en sentarme encima de su pene.

Le pido una de mis debilidades, consiste en sentarme encima de su pene, accede. Vuelve a secarse con uno de sus innumerables kleenex, comprueba la indemnidad de la goma, y se tumba boca arriba. Me mira a los ojos, sigue concentrada, parece algo ausente pero también asemeja una alumna muy aplicada, que desea complacer y ofrecer lo que se le pide con máxima pulcritud. Su mano masturba su polla, reflexiona y se quita el condón, va a cambiarlo.

Vuelvo a jugar con su miembro, la piel del pene es tersa, me inclino y vuelvo a mamarlo con delectación. Se tumba en la cama, una de sus piernas cuelga por fuera de la cama, deliciosa posición para atacar los huevos de Samantha y la base de su polla que había tal vez ignorado un poco hasta este momento. Le debe de agradar ya que ahora sí he conseguido con mi esfuerzo que presente una erección máxima, vuelve a secarse la saliva con un pañuelo y enfunda el condón que perforará por enésima vez mi agujero.

Samantha Ferro se masturba de una forma que me parece algo peculiar, con tres dedos en una cara de la polla el pulgar y en la otra el índice y el anular. Coloca vaselina y me espera tumbada con la polla firmemente sujeta en una mano. Me acerco y me coloco encima, separando el ano con mis manos para la penetración, aprecio el placer inmenso de sentir que el recto se va ocupando con un miembro.

VII – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Me siento encima, despacio, saboreando la enculada, hasta que mis nalgas alcanzan sus huevos. Samantha muy pulcra, distribuye pañuelos de papel entre sus ingles y las mías, a veces seca la base de su pene y el contorno de mi agujero para evitar suciedades. Estoy segura que aprecia, mi higiene previa al acto sexual. El enculamiento se verifica de frente, le veo la cara mientras me penetra.

Nuevamente su cara refleja concentración y esfuerzo, no hay sonrisas, es un rostro no obstante plácido. Mis manías, lo siento, sigo contando, y me hago empalar 27 veces antes de abandonar, ya que mi forma física es claramente inferior a la de la trans y no consigo elevarme con facilidad para volver a descender sobre su mástil. Samantha vuelve a inspeccionar su pene, sigue limpio el condón, y me sugiere otra posición. Me follará a lo misionero, ella arriba y yo abajo.

Lo sugiere de forma muy profesional, considerando probablemente que yo ya estoy un poco cansado y buscando una posición más confortable, toda vez que ella llevará el gran peso del esfuerzo físico. Me tumbo en la cama, al borde de la misma, levanto mis piernas que flexiono al máximo, le exhibo mi ano  y ella me pone de nuevo vaselina y vuelve a pajearse, con gestos precisos y rápidos.

 Es muy versátil y es evidente que desea hacerme pasar un buen rato.

Debo ser extremadamente sincero, Samantha Ferro no escoge la posición más fácil para penetrar. Es muy versátil y es evidente que desea hacerme pasar un buen rato. De lo contrario me la hubiera clavado en una única posición y punto. Se adapta, me acaricia suavemente con sus manos mientras me esta follando. No tiene prisa, todo se lo toma con calma. Se lo agradezco muchísimo, aunque ella aparente una cierta impresión de frialdad y distancia.

Por ejemplo esta posición actual de misionero, en que yo adapto el rol femenino y ella el masculino. Tampoco es tan sencilla, ella podría encularme con los pies en el suelo hasta que me cansara. Pero opta por flexionar las piernas y colocar sus dos rodillas en el borde de la cama. Y nuevamente tenderse sobre mí, mis testículos contactan con su vientre duro, pétreo, bien moldeado. Empieza a moverse hacia dentro y afuera, el movimiento es cadencioso. Todo su cuerpo se implica en el gesto, la contracción y decontracción es generalizada en cada penetración y extracción de su polla.

Es el placer máximo y ya no cuento las embestidas, me sumerjo en la belleza de sentirse hábilmente poseído. Adoro su cuerpecito, me encanta su culito de chiquillo, no me gustan los culos recauchutados, voluminosos, fruto de mil implantes de silicona, aquí todo es natural, no hay bisturí en su cuerpo fuera de los implantes en las tetas.

VIII – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Me trabaja divinamente, su polla entra y sale de delante a atrás, pero también imprime un bellísimo movimiento lateral a la follada, máximo contacto de mi recto con todos y cada unos de los centímetros de su miembro. Me folla duro, y me rindo, estoy agotado, mi culo desfondado, necesito descanso. Realmente ella me ha follado con la mirada fija en algún punto del armario, no me mira, su rostro es apacible, sé que está dando lo mejor de ella misma.

Por última vez vuelve a secarse la polla y también mi ano y se retira delicadamente el condón. Le pido que eyacule y me brindo a mamarla hasta el final pero prefiere pajearse, dice que así es como seguro se correrá. No se lo critico, la mejores trans con las que he estado Laura Cat a la cabeza, pero también Nicole Noguera y Dayanne prefieren llegar al climax masturbándose ellas mismas. Laura imprime un movimiento rápido y bestial a su miembro, se contractura todo su cuerpo con el esfuerzo, su cara se concentra y se espasmodiza al soltar el semen: En honor a la verdad las eyaculaciones de Laura son las más exuberantes que he degustado, buenas lechadas que suelta en dos o tres potentes chorros.

En el relato travesti Barcelona Samantha Ferro, Samantha se prepara para la corrida. Protege los almohadones con los que apoyo mi cabeza con pañuelos de papel. Ya veis lo pulcra que es , no quiere manchar con su corrida la tela que los recubre. Se empieza a masturbar a un ritmo mediano, pero contundente por la presión que imprime a la verga.

Se ha arrodillado frente a mí, su pene a la altura de mi boca. Realmente un bello ejemplar, firme, apunto de estallar.

Me pregunta dónde quiero la eyaculación y le repito que en la cara y boca. Ella contesta “bien”, está aparentemente tranquila y relajada. Se manosea el miembro con los ojos cerrados, la mano libre acaricia una de sus tetas. Yo palpo con fruición sus nalgas. Se ha arrodillado frente a mí, su pene a la altura de mi boca. Realmente un bello ejemplar, firme, apunto de estallar.

Tiene un perfecto control de su cuerpo ya que no parece costarle llegar al punto de erupción. Dos o tres pequeños sonidos guturales preceden la eyaculación. Leche espesa, poco cuantiosa pero suficiente, blanca como la nieve. La suelta en mis labios y en mi boca entreabierta, dulce sabor a paraíso. Se produce un efecto delicioso, de una hebra de semen que discurre de su polla a mi boca y que se mantiene durante unos segundos. La introduzco en la boca y no permito que se pierda ninguna gota. Exprimo el pene desde la base y vacío las últimas gotitas de placer en mi boca, se deja seguir chupando dócilmente.

Me finaliza con la mano a petición mía, estoy exhausto y tambien eyaculo tras tan potente masaje prostático.

IX – Relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Se tumba ami lado y afablemente hablamos un poco, Samantha es una travesti brasileña, viaja mucho, trabaja un poco por todo el mundo, especialmente Dinamarca. Curiosamente vive habitualmente en Lérida  y es facil encontrarla entre las shemales y travestis de Lleida, dice que en una ciudad pequeña hay menos competencia. Ahora por poco tiempo parece que estará en Travesti Barcelona, entiendo que prefiere trabajar fuera de España dónde se cobra más y la gente es más seria y cumplidora.

Me dice que muchas de sus citas telefónicas en nuestro país, conciertan una hora para después no presentarse y que en otros países eso no ocurre.  Mientras hablamos acaricio su pene, ahora fláccido. Me asombra que ahora que parece poca cosa haya sido capaz de darme tanto placer. Cuando salgo han pasado 60 minutos exactos.

Me dirijo hacia la Plaza Gala Placidia, descendiendo la calle Zaragoza, ando en silencio, despacio, las piernas me duelen, el ano está dolorido, el sabor a semen se conserva en mi boca y reflexionos sobre mi experiencia con la shemale Samantha Ferro y de hecho cuando una trans que me seduce y que derrocha encanto, me ha enculado, mis sentimientos son muy dispares.

Ella es tu ama, tu diosa, tu reina y tú un pobre esclavo.

Este acto de máxima sumisión me genera un morbo inconmensurable. Relato travesti Barcelona Samantha Ferro. Le estás entregando tu cuerpo y tu alma, estás en sus manos. Ella es tu ama, tu diosa, tu reina y tú un pobre esclavo. Estás a su merced, eres totalmente vulnerable y ella es la que va a mandar. En toda la relación hasta la eyaculación final.  Sufrir y desear que te vayan entrando la polla dentro de ti. Que la mucosa y los músculos del culo vayan dilatándose. Sentir el esfuerzo de la que te posee, su respiración cadenciosa y firme. Ver sus músculos contraídos cuando te culea me enloquece.

Magnífica Travesti Samantha Ferro, bella zona, piso muy limpio y luminoso, repetiría mañana mismo el relato travesti Barcelona Samantha Ferro.

Relato travesti Barcelona Samantha Ferro
Relato travesti Barcelona Samantha Ferro

Anuncio Travesti Samantha Ferro.